¿Qué es Stéresis?

Ausencia, privación, carencia. La más pura de las posibilidades no es aquella que no se actualiza, sino aquella que se suspende sobre sí misma, sometiendo al acontecimiento a un devenir continuo sobre sus límites.

De ser esto así, ¿qué lenguaje es necesario para referir a Stéresis? No uno que exprese meramente, como si toda palabra se redujese a la simple mostración -o peor aún, como en nuestra época, a la banal “comunicación”-, ni tampoco otro que ocultase lo que tiene que ser dicho, reservando la experiencia de la nada para unos pocos privilegiados. No, nada de ello. El lenguaje de la Ausencia, la palabra de la facticidad incontrolable, solamente indica. Así, no guarda para sí ninguna autorreferencialidad, no se somete a la “omnipresencia” del signo, sino que señala esa trascendencia inherente al mundo, esa experiencia de la cotidianidad que tiene a la muerte como la más absoluta realidad y a la vida como fuente suprema de posibilidades.