El fenómeno de lo numinoso

“¡Tú eres! / Ni el escuchar del oído ni la luz de los ojos/ puede llegar a Ti.”
M. Sachs. Oraciones de las fiestas de los israelitas.

Una de las diversas pretensiones que la modernidad heredó –en la filosofía occidental– de la tradición escolástica, fue la búsqueda de la comprensión del fenómeno religioso, y especialmente de la idea de Dios a partir de la racionalización de sus diversos aspectos. Sin embargo, la búsqueda de una captación racional de lo divino ha originado a su vez una respuesta por parte de quienes sostienen, como Rudolf Otto, que lo esencial en lo religioso es, por el contrario, lo puramente irracional, que “yace en la más profunda oscuridad a la que no hallan paso nuestros conceptos.”

En el arte, la canción ejemplifica claramente esto: su parte lírica posee la posibilidad de expresar por conceptos diversas emociones; sin embargo, aquello que subyace a ella, es decir, la música misma, despierta sentimientos que son inexpresables. El estudio de R. Otto (Lo Santo), que se dirige en general a lo divino o santo en las religiones semitas en general  y a la judeo-cristiana en particular, parte por la instauración de un neologismo: lo numinoso, que remite a la divinidad en la que los fieles se ven absortos en sus experiencias místicas, pero a toda deidad concebida en sentido extra moral. Sin embargo, lo numinoso mismo trasciende este concepto, que cumple su función como señalador, más que como delimitador.

El numen, lejos de ser “entendido” –pues es más bien experimentado– por los místicos como un ser de determinadas cualidades al que se lo capta a través de un lenguaje, puede comprenderse a partir de lo denominado “Misteryum tremendum”. La aprehensión de lo que remitimos a partir de esto inicia –y no podría ser de otra manera– en aquello que se deja ver en las diversas “conmociones religiosas intensas” y que lleva al fiel tanto a estados de éxtasis y embriaguez como también a vivencias de pavor religioso. La idea de Misteryum tremendum hace referencia especialmente a dos aspectos de lo numinoso, claramente diferenciados, que son esenciales en ella. El primero de tales, el misteryum, no solo hace remisión a lo oculto y secreto que causa cierta admiración, sino aquello a lo que uno debe admirar, y que en su diferencia con el hombre y naturaleza, es originariamente lo heterogéneo en absoluto –que en su extremo es denominado ‘nada’, ‘nihil,’ ‘sunyata’– y que por tanto “colma el ánimo de intenso asombro”. En este sentido, posee un aspecto “fascinante” que atrae e invita al creyente. Por otra parte, lo tremendum (tremor: miedo), refiere no a un temor que embarga al hombre a partir de un fenómeno natural; por el contrario, hace referencia a un “pavor sobrenatural” que surge ante manifestaciones sobrenaturales intensas, como se puede ilustrar en la orgé, o cólera de Yahvé, traspasando también cualquier precepto moral. Éste carácter enérgico y exaltante del aspecto irracional de lo numénico conforma el carácter que inmoviliza o retrayente del mismo, formando así, junto con el carácter atrayente, una “armonía en la contrariedad”.

El hombre religioso, “ante” lo numinoso, no sólo se experimenta aniquilado “ante” lo sumamente real. El sentimiento del hombre místico no se detiene en el sentimiento que expresaba Abraham al verse a sí mismo como “polvo y ceniza” y que a la vez hace declarar a Holderlin que “la vida es un sueño de ellos”, refiriéndose a los dioses. Existe siempre, para el místico, un deseo de unión, de identificación lograda con lo divino, y por ello su voluntad no es la estar ante lo numinoso, sino estar en ello. El misticismo es identificación con lo numinoso, con su poder y su irracionalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s